Consejos para iniciar una relación

iniciar una relación en pareja

Una vez que se topa con una persona que resulta ampliamente compatible con tus gustos, aquella que logra captar tu atención, por la que vale la pena cualquier riesgo, sin duda lo principal es querer formar una relación duradera, porque encontrar pareja como tal ya es todo un reto hoy en día, pero mantenerla también.

No importa a través de qué forma has conocido a esa persona. A veces resulta difícil empezar una relación nueva. Pero a la vez es emocionante e ilusionante. Bien sea por malas experiencias donde cualquiera llegaría a pensar que no se volvería a amar, o que has perdido la ilusión porque hasta ahora nadie te llena. Con el paso del tiempo conoces a alguien y solamente deseas que funcione.

Aprender a estar bien con tu nueva pareja

En primer lugar, hay que aceptar que no hay relación perfecta, ya que precisamente este vínculo se encuentra compuesto por altibajos complejos. Pero como se trata de dos personas, cada una se apoya en la otra para sobreponerse. Por ello suele representar un trabajo, un esfuerzo común, ya que al encontrar pareja nos encontramos en una via a recorrer conjuntamente.

Por lo que esas falsas ideas de que todo irá bien, por supuesto no son del todo ciertas. No se trata de estar en contra de la ilusión, pero hay que pisar la realidad. Ya que al iniciar este trayecto o querer que funcione en una futura ocasión, lo básico es identificar y disfrutar de cada etapa. Son criterios a tomar en consideración para no dejar pasar la oportunidad.

Los primeros meses de toda relación forman parte de un soñar despierto, porque todo va fluyendo. Cada aspecto de la otra persona te parece totalmente nuevo, pero el reto será seguir manteniendo el interés cuando no haya tantos elementos nuevos por conocer, por lo que es recomendable dejar un espacio para ti.

Así mismo, el motor que impulsa el inicio de toda relación es el deseo. No hay nada como sentirse deseado, y correspondido, lo mutuo es una experiencia que te atrapa, por lo que siempre se querrá más. Sentir el amor de una persona es una sensación que llena el alma de felicidad y por lo tanto es algo que se atesora muchísimo.

Lo más importante es tu bienestar personal

Pero cuidado con descuidar la autonomía personal, la libertad de poder andar solo, de compartir con amistades. En los primeros meses se suelen fijar patrones de apego en los cuales las dos personas ayudan a alimentar, y que más adelante, una vez están estos fijados es complicado cambiarlos. Tanto lo bueno como para lo malo, nos vamos creando unas costumbres de como actuamos y vivimos la experiencia de estar en pareja. Si no actuamos pronto cuando un aspecto de la relación nos incomoda, no nos gusta o nos hace daño. Se va transformando en un aspecto tóxico, porque todo va teniendo su límite.

En este punto suelen concordar viejas experiencias del pasado, o síntomas a los que le has huido o que tan solo se escuchan en una relación ajena y se quieren evitar del todo. Pero estas características las va formando la propia pareja, debido a que en principio como todo es lindo, no se fijan limites, pero cuando empieza a molestar, ya es muy tarde.

Por poner un ejemplo de patrón, que puede llegar a convertirse en un aspecto toxico. Es que tu pareja no le guste que salgas con tus amigos, o que pases ratos largos con ellos. (Es cierto, que a veces puede que tenga razón, si tus amigos te mantienen en un ambiente toxico. Y tú no eres capaz de darte cuenta). A veces la pareja te quiere mantener alejado de tus amigos por capricho propio, lo cual puede ser muy perjudicial para ti a la larga. Aquí es donde debes actuar lo antes posible poniendo límites e imponerte. Y decidir tu propio camino, el cual consideras más apropiado para tu bienestar.

Un buen consejo ante esta situación es manejar el tiempo de pareja, no tanto en hacer cosas distintas, sino muchas veces tratarse como amigos. Elevar el nivel de confianza y poner a prueba esto al convivir con otras personas. Como salir en grupos o situaciones similares, porque dentro de esto pueden surgir diversas posturas o puntos en contra a debatir.

¿Cómo no dejar escapar al amor?

Debido a que una pareja no necesariamente estará de acuerdo con todo. De hecho, en la mayoría de las ocasiones son personas súper opuestas, donde consiguen encontrarse puntos en común importantes que te hacen darle una oportunidad a aquella relación amorosa. Además de ser flexible en algunas preferencias personales, o dejar atrás aquellas promesas de nunca hacer tal cosa.

El hecho de encontrar pareja debe entenderse como un trabajo equipo. Como poder compartir con otra persona desde tu propio carácter, hasta satisfacer cualquier tipo de deseo, de aspiración como pareja. Pero el hecho importante es que te permite no cambiar tu forma de ser, sino mejorar algunos criterios en los cuales se actúa mal o se es muy inconsciente.

Habrán ocasiones donde la paciencia se agote, por supuesto no es sencillo, resulta incluso una importante demanda de energía. Pero la verdadera recompensa son aquellos momentos en los cuales sí se consigue congeniar con la otra persona a tal punto de olvidar o dejar atrás los inconvenientes. Se van superando gracias a la lealtad y al respeto mutuo.

El consejo más importante para tu relación

Lo resaltante para estar bien en una relación es poder encontrar en la otra persona valores que te van alentando frene a cualquier situación. Como se espera poder contar con alguien, tener su apoyo incondicional, que te conozca, celebre tus triunfos o esté a tu lado en las derrotas. Esa clase de estímulo es uno de los puntos fuertes a alcanzar y formar dentro de toda relación amorosa.

Entre las opiniones populares para ahorrarse toda esta situación repleta de sentimientos y convivencia, se pone de manifiesto y cada vez más, los amigos con derechos. Ya que no se dan tanta importancia a las etiquetas, sino al vivir el momento evitando el compromiso, que en cierta forma se le añade mala imagen por verse complicado y laborioso.

Pero ésta también es una forma de ir conociendo a la persona. Hay mayor libertad en función de los términos que se hayan fijado en un principio. Y hay un intercambio de deseo igualmente, en el cual se trata de volver más práctica la tarea de tener pareja. Con otro nombre, con otra modalidad, pero con expectativas por lo menos de recibir el mismo trato en esos términos.

Cada quien fija sus propios límites. Ya que cada pareja, cada relación, sigue o toma su propio ritmo. Lo importante siempre será el entendimiento interno, entre ambos. Porque la única pauta es vivir la relación en plenitud, sin el miedo de que las cosas salgan bien o no, son riesgos que siempre van a existir, ya que la certeza de duración no la tiene nadie.

Aun tratándose de un matrimonio, donde antiguamente solía ser para toda la vida (para bien o para mal). Esto ha cambiado. La gente se separa. Ya que cada uno como personas individuales nos vamos concibiendo la vida en libertad e independencia. Ya que un día se puede querer una cosa, y al otro sencillamente ya no existe ese interés. El libre albedrío es lo que predomina hoy en día, por lo que las relaciones clásicas están de capa caída. Y van perdiendo valor conforme transcurre el tiempo.

En una relación el amor no se sabe cuándo llegará, si es que llega

Se puede deducir que la dificultad de encontrar pareja no se encuentra anclada solo a este hecho, de encontrar pareja. Sino todo lo que implica después, ya que las ansias solamente quieren apresurar algo que se debe ir cocinando, formando poco a poco. Porque es muy fácil querer encontrar a la persona ideal, pero lo difícil resulta fungir como pareja.

Las acciones lo demuestran todo, no las palabras. Si tan solo podemos tener meramente el disfrute de ir al cine, de ver series en Netflix todo el día, irse de escape en un viaje de fin de semana con tu pareja. Ese tipo de cosas son las que nos alientan de realizar, junto a quien se desea y se ama, aislado de cualquier problema. La convivencia es así, coincidir con otra persona en gustos e intereses, e ir cocinando todo lentamente. Y observar los resultados o frutos que nos da el inicio de una relación.             Así que, si se está en la búsqueda de pareja a través de una app, de alguna red social, o se está en pleno proceso de conocer a alguna persona. Ten en cuenta que lo mejor es dejar fluir las cosas, hasta donde lleguen, dejarse ilusionar. Pero con un ojo abierto en los riesgos, tampoco hay perder la perspectiva de entregarse por completo sin un porqué.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco + doce =